8 abr. 2015

Cinco cosas que NO se deben HACER a los bebés



Artículo publicado por Darcia Narvaez Ph.D. el 27 Abril, 2014 en Moral Landscapes. Traducido por Ps. Alejandra Fernández L.

Tuve un perrito que odiaba tanto ser ignorado o dejado solo que era capaz de mordisquear los muebles. Los bebés también detestan que los ignoren, pero a diferencia de los perritos, ellos no pueden dañar los muebles para hacernos saber su malestar. Con el tiempo, su desarrollo se ve afectado y tanto nosotros como el resto de la sociedad debemos enfrentar la ansiedad y la depresión como resultado.




 ¿Qué es lo que NO debemos hacer a los bebés?

 1. Ignorarlos (no)

Bajo las condiciones naturales del nacimiento, los recién nacidos están listos para comunicarse con su madre, con su padre y otros. Colwyn Trevarthen tiene videos, que muestran la comunicación de un recién nacido con sus padres. Por supuesto, ellos no pueden hablar. Pero sí pueden hacer sonidos y mover sus manos (la mano izquierda típicamente es auto referente y la derecha se centra en el otro). Algunas madres incluso se comunican con sus bebés desde el embarazo a través de canciones, cuentos o simplemente conversándoles. En algunas culturas indígenas, se dice que la madre conforma el espíritu de su hijo mediante este tipo de comunicaciones antes y luego del embarazo, por ejemplo por medio de la creación de una canción única y original para su hijo (e.g., Turnbull, 1983).
El programa de investigación de Grazyna Kochanska (2002) muestra que una "orientación mutuamente sensible" con el bebé conduce a excelentes resultados en el futuro en términos de conciencia, comportamiento social y habilidad para hacer amigos. Mutuamente sensible o con actitud de respuesta significa que tanto el padre como el niño se influyen mutuamente, construyendo una relación cooperativa. Trevarthen (1979, 1999, 2001), sugiere que este tipo de relación basada en la interacción ofrece un entorno óptimo para el desarrollo emocional e intelectual. Los padres y el hijo desarrollan conjuntamente sus propias historias y sus propios juegos, que continuarán cambiando con el tiempo.

¿Por qué una interacción basada en la compañía y cercanía es particularmente importante para los bebés? 
En los primeros tres años de vida existe una comprensión tácita o implícita (inconsciente) del mundo social, que se va desarrollando y que condicionará el funcionamiento cerebral. (Schore, 1994, 1996). Con la crianza con actitud de respuesta, el sistema cerebral aprende a funcionar adecuadamente manteniendo a la persona sana y comprometida socialmente.

Lo que es aprendido en épocas tempranas se replicará en el largo plazo en las relaciones interpersonales
En caso de que los cuidados no hayan sido adecuados, esta replicación podría evitarse por medio de una terapia o alguna otra experiencia significativa que produzca cambio cerebral. Los bebés que nacen antes de tiempo o que han experimentado vivencias donde no han sido calmados, necesitarán ser asistidos dulcemente por sus cuidadores en una relación mutuamente comunicativa. Esto significa que los cuidadores tienen que ser especialmente tranquilizadores y sensibles a las señales del bebé. El contacto piel con piel, el canto y el susurro de palabras agradables y cariñosas ayudarán al bebé a salir del aislamiento o abandono emocional en el que están.

2. Dejarlos llorar (no)

Imagina ser ignorado mientras sufres de dolor y pides ayuda. ¿Cómo te sentirías respecto a ti mismo y respecto a tu familia? En los bebés esto es incluso más grave ya que se encuentran en medio de un acelerado desarrollo del sistema cerebral, el cual está aprendiendo los patrones sociales y el propio funcionamiento psicológico (salud). Debemos recordar que una gran parte del desarrollo infantil ocurre poco después del nacimiento, cuando el 75% del cerebro se ha desarrollado. Durante los primeros años, los efectos epigenéticos (funciones genéticas establecidas) tomarán lugar basados en el tipo de cuidado recibido.

Para un bebé, que lo dejen llorar es vivido como una tortura. ¿Por qué pienso eso? Porque técnicamente, psicológicamente y en orden a la maduración, los bebés deberían seguir en el vientre hasta los 18 meses de edad. Por lo tanto, si los bebés están frecuentemente expuestos a situaciones de estrés, sus cuerpos se hacen propensos a ser ansiosos y desconfiados tanto de sí mismos como de los demás. Lo que más aprenden luego de las faltas de cuidado quedará como conocimiento implícito -que puede no ser notorio por un tiempo- hasta que luego aparecen signos de inflexibilidad, egocentrismo y predisposición al estrés. ¿Conocen a alguien así?

Cuando los bebés pequeños lloran o están teniendo pataletas no están siendo pequeños emperadores. Ellos tienen necesidades y las comunican de la única manera que pueden. Pero si esperas llegar al llanto para aliviar el malestar, estás esperando demasiado. Desde el comienzo de la relación con el bebé, es importante aprender a no dejarlo llorar. Esto es parte de la sabiduría de la antigüedad. Para un bebe es muy difícil dejar de llorar por sí mismo, así que no dejemos que ni siquiera comiencen. Se les podría incluso crear el habito del llanto. El estrés prolongado podría llegar a destruir las células sinápticas (redes cerebrales programadas para desarrollarse en ese momento) las cuales están creciendo a una velocidad increíble durante los primeros años de vida.

Para evitar los llantos, los cuidadores deben poner especial atención a los signos o señales no verbales que entrega el bebé (inquietud, seño fruncido, muecas, agitación de brazos) para así cortar el malestar de raíz. Esto es lo que hacen aquellas abuelas sabias. Lo que los bebés experimentan durante los primeros meses y años de vida va creando vías en el cerebro que luego serán usados una y otra vez. Por lo tanto, si se quiere un niño malhumorado, poco cooperativo, agresivo (y a su vez el adulto), déjelo llorar. De lo contario, hará feliz a su bebé. Un bebé sometido a un permanente estado de angustia, tendrá como resultado un niño malhumorado que podría posteriormente afectar a su entorno.

Los bebés pequeños necesitan ser amamantados con frecuencia dado que la leche materna es liviana pero contiene los “ladrillos” de construcción corporal que un bebé necesita para un desarrollo óptimo. Los bebés también necesitan moverse mucho, ya que eso los ayuda a crecer. Por lo tanto, si se sabe que el bebé se ha alimentado bien, es importante mantenerlo tranquilo y calmado meciéndolo y acariciándolo. Ellos esperan que su cuidador esté disponible emocionalmente mediante el contacto piel con piel, el canto, el hablarle, o simplemente estar cerca de ellos.

Durante los primeros meses de vida, los bebés suelen ser más demandantes (lo que no significa que deban llorar). Este es también el período de tiempo en el que parece establecerse el nivel de actitud de respuesta entre el bebé y el cuidador y que puede durar por muchos años después (de acuerdo a nuestra investigación junto a Ruth Fedman’s; Feldman, Greenbaum & Yirmiya, 1999). Los cuidadores deberían estar muy atentos y ofrecer el consuelo y el alivio necesario cuando el bebé comienza a fastidiarse o incomodarse, lo que se manifestará a través de expresiones faciales y gestuales. Prevenir el llanto desde un comienzo es la meta (y la sabiduría ancestral).

Una madre visitó mi clase con un bebé de unos pocos meses de edad. Pasamos al bebé alrededor del grupo hasta que comenzó a hacer muecas y señales de incomodidad. A continuación la madre lo tomó, se paró y lo acomodó en sus brazos con el estómago hacia abajo moviéndolo suavemente hacia adelante y hacia atrás. El bebé se vio muy contento y tranquilo por el resto del tiempo. Ahora, debo decir que si un cuidador se está sintiendo tan frustrado que está listo para lanzar el bebé contra la pared, en ese caso es mejor que salga de la habitación y deje al bebe llorar. Vea Period of Purple Cry para directrices y tenga en consideración las precauciones. Por supuesto es mejor no dejar que un patrón regular de llanto se establezca en los primeros días y semanas de vida.

3. Dejarlos solos (no)

El régimen de aislamiento es una de las peores cosas que se puede hacer a un ser humano y, eventualmente, puede conducir a la psicosis.
Los bebés están hechos para estar físicamente conectados a sus cuidadores. No entienden el por qué están solos. Si esto se repite con frecuencia, los bebés internalizarán un sentido de error y de tristeza que marcará sus vidas.
Imagina ser repentinamente dejado solo en una tierra extraña donde no te puedes mover ni cuidar de ti mismo. Sería terrible, incluso si entendieras lo que está pasando. ¿Por qué hacer esto a un niño?
Los niños son mamíferos que dependen de la compañía de adultos para la satisfacción de sus necesidades. Aunque la gente hable como si se pudiera forzar a los bebés a ser independientes, esto es un engaño y un resultado imaginario. Si se aísla al bebé, ocurrirá lo contrario -se volverán quejosos e inquietos, o tranquilos pero desgarrados por dentro-. En ambos casos, solo preocupados de sí mismos. Internalizarán el miedo y la inseguridad, y expresarán estos temores hacia sus cuidadores y hacia el mundo. Así es como se cría a un narcisista. ¿Qué otra cosa puede esperarse? El aislamiento les enseña a los niños a pensar solo en sí mismos. Uno de los distintivos de personas que no ayudan a otros cuando están en una situación de necesidad es la angustia personal (Batson, 2011). La angustia o el malestar personal hacen muy improbable que aparezcan actitudes como la empatía y la compasión. Exponer a los bebés a estrés reactivo debido a la falta de cuidado, es una buena manera de construir un tipo de personalidad angustiada y crear una sociedad egocéntrica.

4. No cargarlos siempre que sea posible (por favor cargarlos)

Los bebés por naturaleza quieren ser sostenidos en brazos. Y esto debería comenzar inmediatamente después del nacimiento. La primera impresión que tenga de usted y del mundo es fundamental. Aprender a estar en una profunda relajación y sensación de paz es lo que llevarán consigo el resto de su vida. Si no se tiene la experiencia de ser calmados y tranquilizados en brazos amorosos, ellos podrían no aprender a auto-calmarse y “dejar ir”. Este “dejar ir” es vital para la salud (Kabat- Zinn , 1991).

Cuando los bebés están físicamente lejos de sus cuidadores (no “en brazos”), se activan respuestas relacionadas con el dolor y la tristeza. Esto influencia la presencia de varias hormonas y neuropéptidos justo en el momento en que los sistemas se están estableciendo (Ladd, Owens & Nemeroff, 1996; Panksepp, 2003; Sanchez et al., 2001). La separación de los cuidadores causa una desregulación en múltiples sistemas en el largo plazo. Por ejemplo, el eje hipotalámico-pituitario- adrenal (HPA), en parte responsable de la respuesta ante el estrés, se vuelve desregulado e hiperactivo (Caldji, Tannenbaum, Sharma, et al., 1998; Levine, 1994; Plotsky & Meaney, 1993). Incluso 3 horas diarias de separación (en ratones bebés -pero tener en cuenta que los bebes humanos son muchísimo más necesitados y sociales) causan suficiente estrés inicial para inducir efectos epigenéticos que aumentan la reacción al estrés y causan déficit en funciones de la memoria durante la adultez (Murgatroyd & Spengler, 2009). Incluso el bajo nivel de contacto físico en la infancia temprana conduce al subdesarrollo de los receptores de la serotonina, opiodes endógenos y oxitocina- químicos relacionados con la felicidad (Kalin, 1993; Meinischmidt & Heim, 2007). Entonces, no tomemos a la ligera a los bebés que no son tocados. Los bebés deberían sentirse bienvenidos en los brazos de los adultos, aunque también habrá momentos en los que sentirán la necesidad de explorar (muchas veces un niño temeroso necesitara ser animado a salir a explorar). Cuando los bebés quieren explorar, se les debe permitir tanto como sea posible.

He aquí una anécdota interesante. Una estadounidense mientras visitaba una aldea africana, vio a un pequeño niño aproximándose al fuego y automáticamente corrió para apartar su mano. Un anciano la reprendió por hacerlo, diciendo: "Si lo haces, vas a tener que vigilarlo por el resto de su vida”. Es decir, los niños necesitan aprender acerca de su propio mundo sin ser sobreprotegidos o nunca aprenderán a comportarse de forma segura por sí mismos.

Los puntos tratados en los números del 1 al 4 son formas de castigo. En realidad, yo los llamaría tortura de bebés. Los bebés no están hechos para existir sin el cuidado permanente de un adulto (y sentir dolor) y no se desarrollan bien sin su cuidado. Pero hay una manera más específica sobre el castigo intencional de bebés.

5. Castigarlos (no)

Algunos padres dan azotes o golpean a sus bebés. Casi un tercio de los niños de 12 meses en los EE.UU son azotados según una investigación reciente investigación reciente. Esta es una muy mala noticia. El castigo corporal puede ser una forma de liberación inmediata de frustración para el cuidador, pero, como la mayoría de los actos de agresión, tiene efectos negativos en el largo plazo.

Recuerde que los bebés están aprendiendo lo que es la vida a partir del modo en que son tratados. 

El castigo tiene varios efectos perjudiciales obvios:

(a) El bebé tendrá menos confianza en el amor y cuidado de su cuidador, ya que éste último no es un ser seguro para poder sentir calma;
(b) El bebé tendrá menos confianza en sí mismo - los cuidadores le han enseñado que sus impulsos no son importantes e incluso pareciera no ser bueno tenerlos --habla sobre cómo socavar el propio desarrollo!;
(c) Si los cuidadores castigan a los bebés porque éstos quieren explorar, esto podría afectar su motivación para el aprendizaje (que posteriormente influirá el rendimiento escolar);
(d) El bebé aprenderá que es mejor reprimir su interés en el cuidador, afectando su comunicación con él;
(e) Un estudio reciente de grabaciones de audio de familias muestran no sólo que los padres son muy impacientes, sino que además la mala conducta aumenta después de los azotes.
(f) Fisiológicamente, el castigo activará una respuesta frente al estrés, lo que no es aconsejable en la vida temprana, cuando los límites y parámetros de funcionamiento están siendo establecidos. Ese estrés puede poner en hiperactividad permanente sistemas relacionados con el estrés, lo que disminuye el bienestar y el crecimiento intelectual, haciendo las relaciones sociales más complicadas.

Si desea optimizar el cerebro, la salud y el bienestar del bebé en el largo plazo, no haga estas cinco cosas.

Una crianza cálida y sensible es uno de los mejores predictores de resultados positivos en un niño (por ejemplo, llevarse bien con los demás o tener buenos resultados en la escuela). Un cuidado con actitud de respuesta al bebé significa atender a la individualidad del niño en su situación particular. Para esto, los cuidadores tienen que estar disponibles emocionalmente, no distraerse en exceso con sus propias preocupaciones, por ejemplo con sus celulares o trabajo.

“Soy un padre cansado y frustrado”

Claramente los bebés necesitan muchísimo cuidado y tiempo para conseguir que tengan un buen comienzo. Es por eso que el adagio "se necesita una aldea para criar a un niño" se menciona a menudo. Sí, se necesita más de una persona. Usualmente para satisfacer las necesidades de un bebé estará presente la madre y el padre. Por lo tanto, si está frustrado o cansado, pida ayuda con el cuidado y la crianza. Aquí hay algunos ejemplos de la experiencia, pero padres por favor, añadan sugerencias:
(a) Organice encuentros con otras familias, haga intercambios en el cuidado de los niños, compartan una comida y limpien juntos.
(b) Disminuya las expectativas para sus objetivos personales. Recuerdo haber oído a una madre decir que después de varios meses de conflicto aprendió a entregarse a las necesidades del bebé. Hacerse cargo de las necesidades del bebé es una inversión de la que no se arrepentirá.
(c) Si es posible, que uno de los padres o miembro adulto de la familia que no trabaje fuera de la casa se pueda quedar en casa para que pueda centrarse en el cuidado de los niños (lo cual debería disminuir el estrés). Aparentemente, el numero de madres que se quedan en la casa ha ido aumentando según un artículo de Economist. Esto es bueno, siempre y cuando los padres no se aíslen de sus hijos.
(d) Ser padres no está destinado a ser un asunto en solitario. Los padres deben estructurar sus vidas en torno a sistemas de apoyo. Y todo el mundo debería dar ayuda a los padres siempre que sea posible.

Los bebés siguen necesidades construidas (Vea Ten Things Everyone Should Know About Babies). El negar estas necesidades hace que un niño sea menos saludable, feliz y agradable, y trae más problemas para la sociedad.

Artículo publicado por Darcia Narvaez Ph.D. el 27 Abril, 2014 en Moral Landscapes. Traducido por Ps. Alejandra Fernández L.

Darcia Narvaez es una Profesora en Psicología de la universidad de Notre Dame y es Editora Ejecutiva del Journal of Moral Education. Blog at Psychology Today: Moral Landscapes

Alejandra Fernández es Psicóloga de la  P. Universidad Católica de Chile y su correo de contacto es: maferna5@uc.cl


También podría interesarte leer:
Los peligros de dejar llorar al bebé
El sueño de los bebés: paciencia, amor y malos entendidos - Parte I

SIGUE A MAMÁS GALLINA EN LAS REDES SOCIALES:

  Síguenos en Facebook Síguenos en Instagram Síguenos en Twitter

Referencias

Batson, C.D. (2011). Altruism in humans. New York, NY: Oxford University Press.
Caldji, C., Tannenbaum, B. Sharma, S., Francis, D, Plotsky, P.M., & Meaney, M.J. (1998). Maternal care during infancy regulates the development of neural systems mediating the expression of fearfulness in the rat. Proceedings of the National Academy of Sciences USA, 95(9), 5335-5340.
Feldman, R., Greenbaum, C.W., & Yirmiya, N. (1999). Mother–infant affect synchrony as an antecedent of the emergence of self-control. Developmental Psychology, 35(1), 223-231.
Hrdy, S. (2009). Mothers and others: The evolutionary origins of mutual understanding. Cambridge, MA: Belknap Press.
Kabat-Zinn, J. (1991). Full catastrophe living: Using the wisdom of your body and mind to face stress, pain, and illness. New York: Delta.
Kalin, N. H. (1993). The neurobiology of fear. Scientific American, 268, 94–101.
Kochanska, G. (2002b). Mutually responsive orientation between mothers and their young children: A context for the early development of conscience. Current Directions in Psychological Science, 11(6), 191-195. doi:10.1111/1467-8721.00198
Ladd, C. O., Owens, M. J., & Nemeroff, C. B. (1996). Persistent changes in corticotropin-releasing factor neuronal systems induced by maternal deprivation.Endocrinology, 137, 1212–1218.
Levine, S. (1994). The ontogeny of the hypothalamic-pituitary-adrenal axis: The influence of  maternal factors. Annals of the New York Academy of Sciences, 746, 275-288.
Liedloff, J. (1986). The Continuum concept. Cambridge, MA: Perseus Books.
Meinlschmidt, G., & Heim, C. (2007). Sensitivity to intranasal oxytocin in adult men with early prenatal separations. Biological Psychiatry, 61(9), 1109-1111.
Murgatroyd, C., Spengler D (2011). Epigenetics of early child development. Frontiers in Psychiatry, 16 (2), 1-15.
Murgatroyd, C., Spengler D (2011). Epigenetics of early child development. Frontiers in Psychiatry, 16 (2), 1-15.
Plotsky, P. M., & Meaney, M. J. (1993). Early, postnatal experience alters hypothalamic corticotrophin-releasing factor (CRF) mRNA, median eminence CRF content and stress-induced release in adult rats. Molecular Brain Research, 18, 195–200.
Sanchez, M.M., Ladd, C.O., & Plotsky, P.M. (2001). Early adverse experience as a developmental risk factor for later psychopathology. Development and Psychopathology, 13(3), 419-449.
Schore, A. N. (1994). Affect regulation and the origin of the self. Hillsdale, NJ: Erlbaum.
Schore, A.N. (1996). The experience-dependent maturation of a regulatory system in the orbital prefrontal cortex and the origin of developmental psychopathology. Developmental Psychopathology, 8, 59–87.
Trevarthen, C. (1979). Communication cooperation in early infancy: A description of primary intersubjectivity. In M. Bullowa (Ed.), Before speech: The beginning of human communication (pp. 321–347). London, UK: Cambridge University Press.
Trevarthen, C. (1999). Musicality and the intrinsic motive pulse: Evidence from human psychobiology and infant communication. Musicae Scientiae, Special Issue, 157–213.
Trevarthen, C. (2001). Intrinsic motives for companionship in understanding: Their origin, development and significance for infant mental health. Infant Mental Health Journal, 22(1–2), 95–131.
Turnbull, C.M. (1983). The human cycle. New York: Simon and Schuster.

2 comentarios:

  1. Y como le hago si tengo dos hijos uno de dos y otro de un año, demandan mucha antencion pero aun asi hay q hacer de comer, limpiar, lavar, hacer las compras y esto es ya considerando que mi esposo ayuda con otras tareas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Karla gracias por tu mensaje. Tienes 2 niños pequeños y bastante seguidos en edad, prueba usando un fular para el niño más pequeño, eso los tranquiliza mucho. Quizás podrías pensar en alguna persona o familiar que te pueda ayudar con los quehaceres de la casa. De todas maneras habrán situaciones no planificadas y de urgencia en la que alguno de ellos se quedará llorando, pero la idea es que eso no sea algo habitual ni planificado en la vida de los niños.
      Un saludo!

      Eliminar